INTERCAMBIAR VALOR

La propiedad intelectual concierne a creaciones del intelecto humano. El
marco jurídico de los derechos de propiedad intelectual transforma esas
creaciones innovadoras y creativas en una propiedad y, consiguientemente,
en valiosos activos comercializables. La inventiva y la percepción del
hombre se manifiestan en forma de ideas, invenciones, información,
expresiones creativas, conocimientos y otros activos intangibles nuevos
y/u originales, que se pueden incorporar o asociar a los productos y servicios
de los que dependemos en nuestra vida cotidiana. De este modo,
elementos nuevos y mejorados de tecnología, conocimientos especializados,
información confidencial, programas informáticos y bases de datos,
expresiones creativas de manuales de instrucciones, libros, juguetes, películas,
cintas de vídeo, producciones de televisión, música, creaciones multimedia,
imágenes, reputación y fondo de comercio relacionados con
nombres de bienes y servicios fidedignos, identificadores comerciales,
etc., se pueden proteger mediante diversos mecanismos de propiedad
intelectual y ciertos aspectos de las leyes sobre competencia desleal. Las
leyes relativas a propiedad intelectual abarcan leyes sobre patentes,
modelos de utilidad, secretos comerciales, marcas, indicaciones geográficas,
dibujos y modelos industriales, topografía de circuitos integrados,
bases de datos no originales, nuevas variedades de plantas, y derecho de
autor y derechos conexos.